insuficiencia cardiaca congestiva
 
insuficiencia cardiaca congestiva
insuficiencia
Mis enlaces favoritos
insuficiencia cardiaca congestiva
 
Imagen
 
insuficiencia cardiaca
Definición

Causas, incidencia y factores de riesgo

Síntomas

Signos y exámenes

Tratamiento

Expectativas

Complicaciones

Asistencia Medida

Prevención













Definición

La insuficiencia cardiaca, también denominada insuficiencia cardiaca congestiva, es una afección potencialmente mortal en la cual el corazón ya no puede bombear suficiente sangre al resto del cuerpo.

volver





Causas, incidencia y factores de riesgo

La insuficiencia cardiaca casi siempre es una afección crónica y duradera, aunque algunas veces se puede desarrollar súbitamente. Dicha afección puede afectar el lado derecho, el lado izquierdo o ambos lados del corazón.



A medida que se pierde la acción de bombeo del corazón, la sangre se puede represar en otras partes del cuerpo como:

El hígado

El tracto gastrointestinal y las extremidades (insuficiencia cardiaca derecha)

Los pulmones (insuficiencia cardiaca izquierda)



Muchos órganos no reciben suficiente oxígeno y nutrientes cuando se presenta insuficiencia cardíaca, lo cual ocasiona daño y reduce su capacidad de funcionar adecuadamente. Cuando ambos lados del corazón presentan la insuficiencia, la mayoría de las áreas del cuerpo pueden resultar afectadas.



Las causas más comunes de insuficiencia cardiaca son hipertensión (presión sanguínea alta) y arteriopatía coronaria (por ejemplo, la persona ha tenido un ataque cardíaco). Otras causas funcionales o estructurales de la insuficiencia cardiaca son las siguientes:

Valvulopatía del corazón

Cardiopatía congénita

Mió cardiopatía dilatada

Enfermedad pulmonar

Tumor cardíaco



La insuficiencia cardíaca se vuelve más común con el aumento de la edad. De la misma manera, se está en mayor riesgo de sufrirla si la persona tiene sobrepeso, diabetes, si es fumadora, consume alcohol o cocaína.

volver





Síntomas

Aumento de peso

Inflamación de los pies y los tobillos

Inflamación del abdomen

Venas del cuello pronunciadas

Pérdida del apetito, indigestión

Náuseas y vómitos

Dificultad respiratoria con la actividad o después de acostarse por un momento

Dificultad para dormir

Fatiga, debilidad, desmayos

Sensación táctil de los latidos cardíacos (palpitaciones)

Pulso irregular o rápido

Disminución del estado de alerta o de la concentración

Tos

Disminución de la producción de orina

Necesidad de orinar en la noche



Los niños pueden sudar al comer (o al realizar otros esfuerzos).



En algunas personas, la insuficiencia cardiaca es asintomática, en cuyo caso los síntomas se pueden desarrollar sólo con estas afecciones:

Infecciones con fiebre alta

Anemia

Ritmo cardíaco anormal (arritmias)

Hipertiroidismo

Enfermedad renal

volver





Signos y exámenes

Un examen físico puede revelar un ritmo cardíaco rápido o irregular. Puede haber distensión de las venas del cuello, hepatomegalia, edema periférico (hinchazón de las extremidades) y signos de líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural).



Escuchar el tórax con un estetoscopio puede revelar crepitaciones en los pulmones o sonidos cardíacos anormales. La presión sanguínea puede ser normal, alta o baja.



El agrandamiento del corazón o la disminución de su funcionamiento se pueden observar en varios exámenes, incluyendo los siguientes:

Un eco cardiografía

Un cateterismo cardíaco

Una radiografía de tórax

Una TC de tórax

Una IRM del corazón

Una gamma grafía cardiaca nuclear (MUGA, RNV)

Un ECG que también puede mostrar arritmias



Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes exámenes:

CSC

Análisis bioquímico de las sangre

Sodio sérico

BUN

Creatinina

Pruebas de la función hepática

Ácido úrico en suero

Péptido natriurético auricular (ANP) y péptido natriurético cerebral (BNP)

Análisis de orina

Sodio en la orina

Capacidad de la eliminación de creatinina

Mediciones Swan-Ganz (cateterismo cardíaco derecho)



Si se ha acumulado un exceso de líquido alrededor del saco que rodea el corazón (pericardio), es posible que sea necesario eliminar dicho líquido a través de una pericardiocentesis.

volver





Tratamiento

La insuficiencia cardíaca requiere la vigilancia de la afección por parte del médico. Esto significa concertar citas de seguimiento por lo menos cada 3 ó 6 meses, identificar y tratar cualquier trastorno subyacente y hacerse una evaluación periódica de la función cardíaca. Por ejemplo, de vez en cuando se realizará una ecografía del corazón o ecocardiografía para evaluar la eficiencia con la que el corazón bombea la sangre con cada pulsación o latido.



Es también responsabilidad de la persona afectada vigilar cuidadosamente y ayudar a manejar la afección. Una manera importante de hacerlo es seguir diariamente un control del peso, ya que un aumento puede ser un signo de retención de líquidos y de que la función de bombeo del corazón está empeorando. Es necesario asegurarse de hacerlo todos los días a la misma hora cada día y en la misma balanza, desnudo o con pocas ropas.



Otras medidas importantes comprenden:

Tomar los medicamentos siguiendo las recomendaciones y llevar consigo una lista de los mismos a todas partes

Limitar la ingesta de sal y de sodio

No fumar

Permanecer activo. Por ejemplo, caminar o montar en bicicleta estática. El médico puede brindar un plan de ejercicios sanos y efectivos de acuerdo con el nivel de insuficiencia cardíaca que se posea y sobre la base de los resultados de las pruebas que evalúan la fortaleza y función del corazón. NO se debe hacer ejercicio los días que se note aumento de peso a causa de la retención de líquidos o si se siente malestar.

Si se tiene sobrepeso, es necesario reducirlo.

Descansar lo suficiente, incluso después del ejercicio, después de comer y de otras actividades, ya que esto permite que también el corazón descanse. Igualmente se recomienda mantener los pies elevados para disminuir la hinchazón.



A continuación se presentan algunos consejos para disminuir la ingesta de sal y de sodio:

Buscar alimentos en cuyas etiquetas se lea "bajo en sodio", "libre de sodio", "sin sal adicionada" o "libre de sal". Es necesario verificar el contenido total de sodio en las etiquetas de los alimentos y ser especialmente cuidadosos con los alimentos enlatados, empacados o congelados. Un nutricionista puede enseñar a entender la información que viene en estas etiquetas.

No se debe cocinar con sal ni adicionar sal a los alimentos que se están ingiriendo, en su lugar se debe saborizar con pimienta, ajo o limón u otros condimentos. Es igualmente necesario tener cuidado con las mezclas o combinaciones de condimentos empacados, ya que usualmente contienen sal o derivados de la sal (como el glutamato monosódico, MSG).

Se recomienda evitar los alimentos con un alto contenido natural de sodio como las anchoas, las carnes (particularmente las carnes curadas, el tocino, los perros calientes, los chorizos, la boloña, el jamón y el salami), las nueces, las aceitunas, los encurtidos, el chucrut, las salsas de soya (soja) y Worcestershire, el tomate y otros jugos de vegetales y el queso.

Es necesario tener cuidado cuando se come fuera de casa. Se recomienda consumir alimentos al vapor, a la parrilla, horneados, cocidos y asados sin sal, ni salsa ni queso.

Las ensaladas deben consumirse con aceite y vinagre y no con salsas embotelladas.

A la hora del postre se recomienda la fruta fresca y los sorbetes.



El médico puede prescribir los siguientes medicamentos:

Los inhibidores ECA como el captopril y el enalapril: estos medicamentos abren los vasos sanguíneos, disminuyen la carga de trabajo del corazón y se han convertido en una parte importante del tratamiento.

Los diuréticos: existen varios tipos de ellos incluyendo los tiazídicos, los diuréticos del asa y los diuréticos ahorradores de potasio; estos liberan el cuerpo de líquido y de sodio.

Los glucósidos digitálicos: aumentan la capacidad del músculo cardíaco para contraerse de una manera adecuada y previenen las alteraciones del ritmo cardíaco.

Los bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARB), como el losartan y el candesartan que, al igual que los inhibidores ECA, reducen la carga de trabajo del corazón; este tipo de medicamentos son especialmente importantes para aquellas personas con baja tolerancia a los inhibidores ECA.

Los bloqueadores Beta: estos medicamentos son especialmente importantes para aquellas personas con antecedentes de arteriopatía coronaria.



Algunas veces, se requiere la hospitalización para casos de insuficiencia cardíaca congestiva aguda y es posible que a estos pacientes se les administre oxígeno y medicamentos intravenosos como vasodilatadores y diuréticos. Medicamentos como nesiritida (Natrecor) ayudan a dilatar los vasos sanguíneos y también pueden ser útiles.



La capacidad del corazón para bombear la sangre se puede incrementar directamente con unos medicamentos llamados agentes inotrópicos, entre los cuales se incluyen la dobutamina y milrinona, los cuales se administran por vía intravenosa.



Los pacientes inestables que reciben varios medicamentos generalmente necesitan también un control hemodinámico con un cateterismo de Swanz-Ganz.



Los casos graves de esta afección requieren medidas más drásticas. Por ejemplo, el exceso de líquido se puede eliminar a través de una diálisis y la ayuda circulatoria se puede brindar por medio de dispositivos implantados, como el balón o globo de contra pulsación aórtica (IABP, por sus siglas en inglés) y el dispositivo de asistencia ventricular izquierdo (LVAD, por sus siglas en inglés). Estos dispositivos pueden salvar la vida del paciente, pero no son soluciones permanentes. Los pacientes que se vuelvan dependientes del soporte circulatorio necesitarán un trasplante de corazón.



Muchos estudios han mostrado que los síntomas de insuficiencia cardíaca se pueden mejorar con un tipo especial de marcapasos, que regula el ritmo tanto del lado izquierdo como del lado derecho del corazón. Esto se denomina marcapaseo biventricular o terapia de resincronización cardíaca. Se le debe preguntar al médico si la persona cumple los requisitos para usar este dispositivo.

volver





Expectativas (pronóstico)

La insuficiencia cardiaca es un trastorno grave que conlleva la reducción de la expectativa de vida del paciente. Muchas de las formas de insuficiencia cardiaca se pueden controlar con medicamentos, cambios en el estilo de vida y con la corrección de cualquier trastorno subyacente. Por lo general, la insuficiencia cardiaca es una enfermedad crónica y puede empeorar con las infecciones o con otros factores físicos que generan estrés.

volver





Complicaciones

Edema pulmonar

Insuficiencia total de la función del corazón (colapso circulatorio)

Arritmias, incluyendo las mortales



Los posibles efectos secundarios de los medicamentos son:

Presión sanguínea baja (hipotensión)

Mareos y desmayos

Reacción de lupus

Dolor de cabeza

Trastornos gastrointestinales como náuseas, acidez o diarrea

Tos

Calambres musculares

Intoxicación por digitálicos

volver





Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se desarrollan síntomas como debilidad, incremento en la tos o producción de esputo, aumento de peso o inflamación repentina o cualquier otro síntoma nuevo o inexplicable.



Asimismo, se debe llamar al número de emergencias (911 en los Estados Unidos) o acudir a la sala de emergencias en caso de dolor torácico opresivo, desmayos o ritmo cardíaco irregular y acelerado (sobre todo si este último está acompañado de otros síntomas).

volver





Prevención

Se deben seguir las recomendaciones médicas para el tratamiento de las afecciones que puedan causar insuficiencia cardiaca congestiva. Algunas de ellas son:

Tratar la presión sanguínea alta con dieta, ejercicio y medicamentos si es necesario

Tratar el colesterol alto con dieta, ejercicio y medicamentos si es necesario

No fumar

Evitar el alcohol

Tomar un inhibidor ECA si se tiene cardiopatía, diabetes o presión sanguínea alta

Tratar las arritmias (ritmos cardíacos anormales) y mantener la frecuencia cardiaca controlada

Tratar una enfermedad subyacente de la tiroides



De la misma manera, es necesario considerar los siguientes hábitos en el estilo de vida, especialmente si se tienen fuertes antecedentes familiares de insuficiencia cardiaca congestiva:

Reducir la ingesta de sal

Hacer ejercicio

volver




 
Este es otro párrafo que puedes editar del mismo modo.
Escríbeme
Me interesa tu opinión